Cómo reparar los forjados con viguetas de madera

En edificios anteriores a los años 1920-1930 es habitual encontrarse con forjados formados por viguetas de madera. Las viguetas son los elementos longitudinales que se apoyan en los muros de carga laterales, y transmiten la carga soportada por el forjado a éstos. Por tanto, se trata de elementos resistentes con una función portante definida.

Entre estos elementos, se realizaban rellenos de muy diversos tipos, como pueden ser bóvedas de ladrillo, rellenos de yeso con botes cerámicos, etc. El resultado perseguido era la obtención de una superficie plana, resistente, que sirviera de base a la vivienda superior.

Para generar una adherencia adecuada entre ambos elementos, a las viguetas de madera se le clavaban puntas de acero o clavos, generando unas especies de garras que, al realizar el relleno, quedaban embutidas en éste, formando un solo cuerpo unido a la vigueta. En otros casos, se enrollaba una cuerda tomiza alrededor de la vigueta, lo cual facilitaba la adherencia entre el relleno y la madera.

Forjados sin capa de compresión

Es importante tener en cuenta que estos forjados no disponen de capa de compresión o capa de reparto uniforme de cargas en superficie. Por ello, cuando se coloca una carga sobre los mismos, ésta se transmite puntualmente en el lugar aplicado, trabajando el punto de apoyo donde ha sido colocada. Si éste es justo el lugar donde se encuentra una vigueta, no habrá ningún problema, pero si se trata de una zona de relleno, la capacidad portante dependerá de la adherencia existente entre la vigueta y este material. Dicha circunstancia ha de tenerse en cuenta a la hora de utilizar la vivienda, debiendo estudiar adecuadamente la ubicación de cargas (muebles pesados, frigoríficos, cuelgue de cargas como lámparas pesadas, etc.).

Este tipo de forjados, muy común en cascos históricos y zonas centrales de las ciudades, es muy vulnerable a la acción de la humedad, y como consecuencia de ello, a la acción de plagas, debiéndose tener un especial cuidado, sobre todo, en zonas de cuartos húmedos, como son cocinas y baños. Un gran número de actuaciones en este tipo de edificaciones son debidas al deterioro de las viguetas del forjado, incluso, en muchos casos, al derrumbe del mismo por causa de la falta de resistencia de estos elementos.

Indicios de alteración del forjado

Debemos tener en cuenta que, debido a la edad de estas edificaciones, difícilmente podemos conocer las modificaciones y averías que se han sucedido a lo largo del tiempo, por lo que desconocemos el estado de las mismas, hasta que estos forjados muestran algún indicio de alteración. Por ello, se debe estar expectante ante cualquier tipo de indicio que pueda hacer suponer que dicho forjado no está trabajando adecuadamente. Entre este tipo de indicios se encuentran la aparición de flechas excesivas (abombamiento del forjado en la zona central del mismo), aparición de grietas o fisuras, desprendimientos de material de relleno entre viguetas, etc. Ante alguno de estos indicios, se debe solicitar la actuación de un técnico que evalúe la situación, y determine las medidas preventivas a realizar, en caso de ser necesarias.

La existencia de agua en forjados de este tipo puede originar la pudrición de la madera, y posteriormente como consecuencia de la anterior, la pérdida de sección de trabajo de la misma, por tanto, pérdida de capacidad portante. Asimismo, esta humedad, puede provocar la alteración de los elementos de relleno, los cuales podrían desprenderse.

La humedad facilita la presencia de plagas de insectos que pueden alterar el estado de la madera. Entre ellos, se encuentran las termitas y la carcoma. Estos insectos generan unos túneles en la madera, los cuales reducen la sección de trabajo de la vigueta. Aparentemente puede no observarse pérdida de sección en la pieza, pero debido a estos orificios la sección real de la madera que está trabajando es muy inferior a la real.

Obras de reparación

Asimismo, se debe tener especial cuidado, en la realización de obras de rehabilitación o reforma en estos tipos de edificios. Debemos tener en cuenta que la adherencia entre las viguetas y los rellenos se va deteriorando a lo largo del tiempo. En muchas ocasiones, y una vez levantado el pavimento, al circular durante las obras sobre la superficie del forjado, se puede pisar entre dos viguetas, hundiendo el relleno a la vivienda inferior.

Por este motivo, es importante cuando se van a realizar este tipo de obras la colocación de elementos superficiales en suelo, que faciliten el reparto de cargas entre las viguetas.

Si fuera posible, sería conveniente y en algunos casos necesario, el apuntalado inferior del forjado, durante la ejecución de los trabajos en la parte superior del mismo.

Las obras de reparación de los forjados de viguetas que se encuentren en mal estado, conlleva a sustitución de dicho forjado por otro, cuyas viguetas o elementos longitudinales sean metálicas, normalmente formadas por perfiles de acero laminado.

El procedimiento normal de reparación sería la sustitución de los elementos dañados desde la parte superior del forjado, eliminando el material de relleno, y posteriormente eliminando las viguetas de madera.

Posteriormente, se colocarían los perfiles metálicos, realizando un nuevo forjado, de acuerdo a la normativa vigente.

En algunos casos debido a factores condicionantes en la vivienda o local superior, estas obras se pueden acometer desde la parte inferior del mismo. Para ello, sería necesaria la realización de un apuntalado del forjado. La realización de la sustitución de las viguetas deberá realizarse de una en una, asegurándose que la vigueta sustituida está trabajando antes de desmontar la siguiente. Para ello se deberá desmontar una de las viguetas, y se colocará el perfil metálico perfectamente apoyado en los extremos. Se deberá asegurar que dicho perfil queda perfectamente retacado con mortero sin retracción, en la parte superior del mismo, de forma que la solera antigua que se mantiene, quede perfectamente apoyada sobre la vigueta metálica.

Fuente: CAF Madrid

Deja un comentario

  • (no será publicado)